11:24:24
Sociedad

La educación remota: giro sustancial a todos los actores educativos

"La pandemia provocó que los diferentes países tomaran medidas para prevenir y detener la ola de contagios de COVID-19 y el cierre de los establecimientos educativos fue una de las principales. El 2020 inauguró una situación sin precedentes para los sistemas educativos a nivel mundial.

Repentinamente, los sistemas educativos de la mayoría de los países se vieron obligados a seguir enseñando de manera virtual, en lo que muchos especialistas llamaron una “educación remota de emergencia”.

La educación virtual obligada en la era COVID, no solo ha cambiado la manera en que los docentes enseñan y en que aprenden los estudiantes, sino que obliga a las familias a involucrarse de lleno en la educación de sus hijos. Fue una situación de gran impacto en este ámbito debido a que, en Argentina, se visibiliza la diferencia de oportunidades educativas según el capital cultural y los recursos familiares. Los padres tuvieron que sumar más exigencias a sus actividades habituales y asumir nuevos roles. La virtualidad vino a dar un giro sustancial e inesperado a todos los actores educativos acostumbrados a la presencialidad.

El 2021 ha comenzado con la escolaridad presencial, a pesar de los continuos cambios en un contexto sanitario ambiguo. Esta situación disruptiva terminó siendo invasiva en los hogares, donde la escuela se trasladó e instaló, realidad que exige a los padres cumplir un nuevo rol: explicar contenidos, controlar tareas, conectar a sus hijos a internet y seguir grupos de WhatsApp.

En este escenario, los expertos, dicen que la escuela pone foco en las prioridades, mientras algunos niños se desmotivan y los padres sienten que deben sostener el aprendizaje y especialmente".

Fuente: Lorena Farias, profesora de Educación Inicial.



“La virtualidad vino a dar un sustancial giro a los actores educativos acostumbrados a la presencialidad”
los vínculos con sus pares (andamios emocionales que sustentan las diferentes etapas madurativas).
Por otro lado, la escuela, propone el regreso a las aulas con un cursado mixto (virtual-presencial) que alivia a muchos padres, tal vez porque promete recuperar algo de la realidad anterior a la pandemia. Los docentes, en tanto, piensan como se adaptarán desde la bimodalidad en un contexto de incertidumbres y múltiples aristas que los invita a desafiar y seguir acompañando corresponsablemente a las familias y estudiantes en un esfuerzo mancomunado para sostener el aprendizaje de nuestros niños y jóvenes.