Primeros fríos: La importancia de controlar la calefacción.

El mantenimiento de los artefactos de casa es una de las tareas indispensables de las que no hay que olvidarse. Mientras se espera la llegada de las bajas temperaturas, es tiempo de chequear calefactores.

Esta tarea no sólo previene fallas graves de funcionamiento en el artefacto y nos hace ahorrar dinero, sino que también evita problemas de salud, como por ejemplo, las peligrosas intoxicaciones por monóxido de carbono.

Pasos por seguir con los calefactores

Controlar las conexiones tanto a la red eléctrica como al conducto del gas, antes de encender.
Corroborar que la llama que arroje sea de color azul porque, en caso contrario, estará haciendo una mala combustión e implicará la presencia de monóxido de carbono.
Controlar que no existan pérdidas de gas.
Limpiar el conjunto piloto, quemadores y todas las partes externas accesibles. La basura acumulada obstruye el paso de aire.
Regular el sistema de encendido.
Verificar que las rejillas de ventilación no estén obstruidas por muebles o caños, y que estén limpias.

Se recomienda que todo el proceso de control esté a cargo de un gasista matriculado.

Consejos para un uso eficiente.

Apagar el equipo antes de ir a dormir o salir.
No utilizar el calefactor como secarropas. Puede ocasionar un incendio.
Estar atentos a marcas de hollín o grietas en la pared que pueden desencadenar en un problema mayor.
La revisión debe hacerse al menos una vez al año.