Tarjeta Verde en el fútbol argentino

Renzo Ferraro, promesa de Argentinos, se preocupó por un adversario golpeado y se acercó a asistirlo. Cuando su rival se incorporó, el árbitro lo llamó aparte… Y le mostró la tarjeta, de un color peculiar, inédito en el fútbol argentino.

La escena sucedió en el encuentro entre el Bicho y Arsenal, disputado en la cancha auxiliar de San Lorenzo, por el torneo formativo de fútbol infantil de las categorías 2008 y 2009.

La curiosidad es que el acrílico no era ni amarillo y rojo. Era verde.

De un lado tenía impreso el escudo de la AFA. Del otro, la leyenda “destacado por su caballerosidad y espíritu deportivo durante la jornada”.

La tarjeta verde debutó en el fútbol argentino.

 La Comisión de Fútbol Infanto-Juvenil, con la anuencia de las autoridades, aprobaron su uso en el citado certamen para analizar su impacto.

 Los cartones amarillo y rojo, son empleados como advertencia o para sancionar. La verde, en realidad, es para premiar.

La FIFA ya había autorizado su uso a modo de prueba en el fútbol amateur de las distintas asociaciones. ¿En qué casos puede mostrarla el árbitro según el proyecto desarrollado en nuestro país? Ante la ayuda a un adversario lesionado, reconocimiento de una falla en la decisión arbitral, buen comportamiento de los padres y espectadores y respetuoso empleo del lenguaje con los compañeros y adversarios.

infobae.com