Un NBA entrenando en Club San Martín de Marcos Juárez.

Se sabía de su llegada a la Argentina y fundamentalmente a su hogar en Cañada de Gómez.
Pero como con él hay un diálogo sin palabras y donde priman los afectos, no fue necesario recordarle que el Club San Martín de Marcos Juárez era su segunda casa.

Es que en la ciudad del sudeste cordobés este NBA vivió un momento fundamental en la vida de cualquier ser humano como es la adolescencia. Allí desarrolló sus estudios secundarios e hizo amigos de ley, de esos que cerca o lejos siempre están.

Nada fue programado pero si anhelado.

Así fue como el último día de mayo “el Nico” abrió la puerta del Club y pasó para el “Leonardo Gutiérrez”.

Allí estaba por iniciar el entrenamiento compartido entre U17, U19 y los Mayores. Sorpresa, saludos y se sumó a la charla técnica previa al inicio de la práctica.
Y fue uno más, como siempre. Con su perfil bajo y el respeto al deporte que tanto ama.

Poco a poco las plateas se fueron cubriendo. La noticia de su llegada corrió rápidamente.

Finalizado el entrenamiento llegó el momento de la fotos y los abrazos (con todos los que se acercaban).
Nuevamente Nicolás Brussino se acercó a San Martín (su otra casa, sus otros afectos) hoy aquel adolescente que vistió la camiseta de San Martin en el TNA es jugador de los Dallas Mavericks en la fabulosa NBA.

No se coordinó nada. Cuando priman los afectos en el medio eso no es necesario.

Gracias Nico por tu visita

Prensa Dpto. de basquetbol del Club San Martín (Marcos Juárez)