Ley de Salud Mental: “Hay una falta del estado en apostar a otro tipo de tratamiento” – destacó la Leg. Montero.

El viernes pasado se dio a conocer un texto oficial que advierte sobre la posibilidad de que la Ley Nacional de Salud Mental se modifique por decreto. Consecuencias posibles: la ampliación de los límites de la enfermedad y el empuje a la manicomialización.

La legisladora por Córdoba Podemos, Liliana Montero, en diálogo con “Buen Día Ciudad”, brindó su opinión sobre el tema.

“La enfermedad paso de ser algo contagioso, hasta hoy donde se entiende a las personas con problemas de padecimiento psíquico primero como un sujeto de derecho, cosa que hasta hace un tiempo no era tenido en cuenta, esta persona no tenía decisión sobre su vida y era confinada como un mueble más en un gran hospital, aislados de la vista pública. La locura era algo muy temido, siempre fue algo muy tabú en la vida de las personas, son temas de los que no se hablan.”

“En el año 2010 Argentina da un vuelco importante con la Ley de Salud Mental (provincial y nacional) que pone el eje en los derechos para decidir y opinar, le asiste hasta el derecho de tener un abogado. Se avanza sobre la desmanicomización, también en lo que se refiere a los tratamientos saliendo de los espacios cerrados y el criterio médico en igualdad de condiciones. La ley está reglamentada pero no se cumple.”

“Ahora hace pocos días empieza a circular, desde los distintos estamentos de salud mental, una nueva reglamentación desde el Ministerio de Salud de la Nación, donde se lee el volver al viejo paradigma, y el cual es contradictorio. Porque vuelve a habilitar manicomios bajo otros nombres como comunidad terapéuticas, se habla de prácticas científicamente probadas, lo cual nos e quien lo define. La músico terapia y la actividad al aire libre están probados en el mundo y el poder médico no dice que está científicamente probado.” – explicó la legisladora.

“Atrás de esta reforma se esconde un gran negocio vinculado a la farmacología y a los laboratorios, porque es mucho el negocio que circula atrás de las pastillas para los padecimientos psíquicos. También hay una falta del estado en apostar a otro tipo de tratamiento.”

“Es más fácil medicar, que cuestionarse que hacemos como familia, como sociedad o como gobierno. ” – puntualizó.

Detalles en el audio.